ServiciosReumatología

Tratamiento para Artritis Reumatoide en Barcelona

En Clínica Albareda tenemos a disposición los mejores Tratamientos para la artritis reumatoide. Contamos con gran experiencia y con los mejores especialistas del sector.

Tratamiento para Artritis Reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide? 

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, sistémica e inflamatoria que afecta, principalmente, a las articulaciones. Tiene preferencia por las articulaciones más pequeñas como los dedos de las manos y pies, aunque suele aparecer en rodillas, hombros y cadera. En su estado más extremo, puede atacar incluso a los órganos vitales.

La artritis reumatoide no tiene una cura definitiva, pero con el tratamiento adecuado podemos hacer frente a la enfermedad de manera exitosa y lograr que sus síntomas disminuyan considerablemente. Esto proporciona al paciente una mejoría evidente en su calidad de vida. 

Es muy importante que la artritis reumatoide sea detectada de manera temprana. Esto será posible si al tener indicios de la enfermedad lo comunicas lo antes posible. Estos son los síntomas más habituales:

  • Fatiga aguda o crónica.
  • Dolor intenso que aumenta con el reposo.
  • Rigidez matutina.
  • Inflamación de la zona dolorida. 
  • Pérdida de función en las articulaciones y los músculos.
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Erupciones cutáneas.

Es necesario un examen clínico exhaustivo para un mejor diagnóstico. Nuestros médicos podrán solicitar otros exámenes complementarios para llegar al diagnóstico definitivo y planificar la estrategia terapéutica adecuada. 

La artritis reumatoide puede conducir a la discapacidad si no se diagnostica a tiempo.

¿Cómo es el tratamiento de la artritis reumatoide?

El tratamiento ideal será aplicado luego de una exploración detallada de los síntomas, el resultado de las distintas pruebas de apoyo y antecedentes médicos, como contraindicaciones de ciertos medicamentos. 

Coincidimos en el tratamiento temprano. Por eso insistimos en que luego de tener un diagnóstico definitivo, el tratamiento idóneo sea aplicado lo antes posible. Nuestros reumatólogos actuarán según el avance de la enfermedad, siempre con la aprobación del paciente.

Los objetivos del tratamiento son:

  • Minimizar el dolor. 
  • Frenar el avance de la enfermedad. 
  • Controlar la inflamación.
  • Evitar la limitación funcional. 
  • Prevenir la destrucción de la articulación. 
  • Paliar los efectos secundarios de los medicamentos.

Además, debemos tomar en cuenta las posibles complicaciones que surgen del tratamiento con inmunosupresores: el cuerpo estará más propenso a infecciones. Así que los fármacos deben ser suministrados con especial cuidado.

Tratamiento farmacológico

Los medicamentos para la artritis reumatoide tienden a combinarse de diferentes maneras según el avance de la enfermedad y las características personales del paciente. Podemos clasificarlos por su efecto en el tratamiento de la AR: antiinflamatorios y modificadores de la enfermedad. Entre ellos se incluyen los corticoides, que tienen ambas propiedades.

Los fármacos más usados en el tratamiento sintomático de la AR son los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Ayudan a controlar la hinchazón de las articulaciones y calman el dolor, pero no modifican el avance de la enfermedad.

Los fármacos modificadores de la enfermedad (FAME) sirven como inmunomoduladores. Los FAME son encargados de regular el sistema inmunológico para que no siga afectando a los tejidos. El más conocido de estos fármacos es el metotrexato, que disminuye la actividad del sistema inmunológico y es la primera línea de defensa contra la enfermedad.

Los FAME se clasifican en dos grandes categorías: sintéticos y biológicos. Los primeros son fármacos creados químicamente y pueden tener efecto generalizado o dirigido a un objetivo específico. Por ejemplo, controlar una proteína específica del sistema inmune. Los FAME biológicos surgen de una molécula modificada y se clasifican en biológicos originales y biosimilares.

Los FAME biosimilares  emulan a la perfección los efectos del FAME biológico original al tener su principio activo, pero con costes menores. Esta alternativa surgió por la necesidad de que más pacientes con AR tuvieran la oportunidad de acceder a un tratamiento eficiente.

Los corticoides o glucocorticoides también podemos incluirlos en el tratamiento. Este tipo de medicamentos se usan como tratamiento auxiliar mientras los FAME surten efecto. Luego se va disminuyendo la dosis progresivamente. 

En el caso de que el paciente no responda correctamente al tratamiento tradicional con FAME sintéticos, planteamos el uso de medicamentos biológicos como el anti-TNF. El tratamiento biológico para artritis reumatoide ha sido un avance significativo en el tratamiento de la artritis reumatoide con resultados satisfactorios.

Tratamientos de la AR en situaciones especiales

El tratamiento para la artritis reumatoide avanza según la respuesta del paciente. Existen manifestaciones extraarticulares que comprometen otros tejidos y órganos del cuerpo. Esto puede deberse a efectos de los medicamentos específicos para tratar la enfermedad. Por lo tanto, si vemos una contraindicación tendremos que ajustar el tratamiento.

¿Qué tratamiento es mejor para la artritis reumatoide?

La Alianza Europea de Asociaciones de Reumatología (EULAR por sus siglas en inglés) propone nuevos tratamientos para la artritis reumatoide. Estos se basan en el suministro de los medicamentos por fases, según la respuesta del paciente para el ajuste del tratamiento. 

Fase 1. El metotrexato es el medicamento usado como primer paso junto con un corticoide que será suministrado hasta que el FAME logre su efecto. Esto será aproximadamente durante 6 meses hasta lograr la remisión. Si el paciente tiene contraindicación, podemos reemplazar el metotrexato por otro FAME sintético convencional como la sulfasalazina.

Si el paciente no responde al tratamiento y se nota aumento en la actividad de la enfermedad, pasamos a la segunda fase.

Fase 2. Agregaremos un fármaco biológico o un inhibidor de JAK-Kinasa y haremos una evaluación durante 6 meses. Si el paciente no consigue la remisión o la disminución de la actividad a un 50% en ese lapso de tiempo, pasamos a la tercera fase.

Fase 3. Sustituiremos alguno de los dos fármacos y haremos la evaluación durante otros 6 meses. 

Tratamientos alternativos de la artritis reumatoide

  • Tratamiento quirúrgico. La artrodesis ayuda a mejorar la condición de una articulación con deterioro avanzado en el que una prótesis no es viable.
  • Tratamiento con células madre. Esta terapia regenerativa ayuda a recuperar parte de la articulación deteriorada porque las células madre reemplazan el tejido dañado, minimizando la inflamación. 

¿Qué pasa si la artritis reumatoide no es tratada a tiempo?

Si la artritis reumatoide no tiene un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado, puede resultar en una disminución considerable en la calidad de vida del paciente. Puede haber destrucción de la articulación, deformidades en las zonas afectadas y el compromiso de otros órganos del cuerpo.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento de la artritis reumatoide?

El tratamiento de la AR no tiene una duración específica. Lo ideal es que con la medicación la enfermedad baje su actividad de tal forma que podamos disminuir la dosis poco a poco. Lo que queremos lograr es la desaparición de los síntomas para que el paciente pueda continuar con su vida de la forma más normal posible.

Los controles se llevan a cabo según la remisión de la enfermedad. Si los síntomas han disminuido considerablemente, podemos planificar citas cada 6 meses o más. Si el avance de la enfermedad no ha disminuido como lo hemos pronosticado, los controles serán más seguidos. 

En ambos casos necesitaremos realizar exámenes como ultrasonidos o radiografías para visualizar cómo evoluciona la articulación con el tratamiento.

¿Qué hacer para que no avance la artritis?

Nuestra recomendación para evitar incidir en el progreso de la enfermedad es adquirir hábitos saludables que, junto con el tratamiento adecuado, puede llegar a mejorar muchísimo tu calidad de vida. 

Mantenerse activo es fundamental para sobrellevar la enfermedad, desde el punto de vista clínico y emocional. Deportes como la natación, yoga, ciclismo o el senderismo moderado funcionan para fortalecer el cuerpo y la mente. La terapia física también es valiosa para recuperar la movilidad.

Si fumas es importante que decidas dejarlo porque sabemos que agrava la condición. También ayuda mantener una alimentación con propiedades antiinflamatorias: mucha fruta y verduras. 

Estamos aquí para apoyarte si necesitas ayuda con el diagnóstico y el mejor tratamiento que se adapte a tu estado actual de la Artritis Reumatoide.

Opiniones verificadas sobre Clínica Albareda
Pacientes que han vuelto a las andadas
Vicenç Ferrer

Ya son unos 25 años que les visito, la confianza que transmite esta familia es tremenda, para mí, uno de los mejores traumatólogos que hay en BCN y mejor persona. Solo con visitarles, te marchas un poquito mejor, positividad, profesionalidad, saber hacer y personas de 10. Mucha suerte con el nuevo proyecto. Lo recomendaré siempre, como hasta ahora.

Miquel Gafarot

Profesionalidad y proximidad, servicio y centro de alto nivel en todos los sentidos.

Jazmine Serena

La mejor clinica que he visitado hasta ahora sin duda. Rapidez, atención impecable por parte del Dr. y su equipo, radiografía al momento (ahorrando todo lo que supone ir a consulta, pedir volante, buscar lugar para hacerla etc.). Muy contenta de haber encontrado esta clínica.

ANA RÍOS

Buena. Muy atentos y profesionales.

Todos los servicios de reumatología

Reumatología en Barcelona

Diagnóstico de enfermedades reumáticas

¿Hablamos?

Contacta con nosotros si tienes cualquier duda o quieres saber si podemos ayudarte.

EmailTeléfono